Ha llegado el final del primer cuatrimestre, y con ello las convocatorias globales de evaluación, la entrega de trabajos, las revisiones… y la necesidad de comprobar si los estudiantes han sido los suficientemente reflexivos y creativos, como exige esta bien pensada, pero pésimamente ejecutada, universidad bolonia, o han sucumbido a la tentación de la manzana envenenada.

Traduciendo al román paladino, la necesidad de comprobar si han redactado sus trabajos e informes, o si han usado la técnica estándar tan extendida de copiar y pegar directamente de lo que encuentran en los resultados de búsqueda de Google. Es decir, si han cometido lo que se denomina plagio (y que en las universidades anglosajonas suelen acarrear muy graves consecuencias). Desde la explosión de la información científica, y la popularización de la difusión de contenidos gracias a internet, es imposible que un investigador o profesor lea y retenga todo lo que se escribe sobre un campo dado. Los mismos recursos que él tiene a su alcance, los tienen los estudiantes. Esto es realmente bueno, es magnífico. Cuestión diferente es cómo los estudiantes han sido informados y educados en este campo, y lo cierto es que llegan del bachiller con unas carencias verdaderamente alarmantes.

El profesor tiene a su disposición un conjunto de herramientas para detectar, de forma casi automática el plagio en los trabajos (no sólo en los de los estudiantes, también en los de otros colegas…). Se trata de un tipo especializado de herramientas de recuperación de información que procesan y comparan el contenido textual de los documentos contra el contenido de motores y repositorios de información digital. Realmente, el software para deteccción de plagios es un desarrollo de la recuperación de información, que establece y compara patrones contra grandes volúmenes de información textual, para ofrecer como resultado coincidencias o similaridades entre el patrón de referencia y los patrones almacenados. Meuschke y Gipp lo explican mejor que yo:

Plagiarism Software
Meuschke, N. y Gipp, B., “State of the Art in Detecting Academic Plagiarism International Journal for Educational Integrity, vol. 9, núm. 1, pp. 50-71, 2013.

Las herramientas de detección de plagio son un mercado en expansión. El afamado Turnitin está entrando con fuerza en universidades, y no es el único.  Pero también se pueden usar servicios web gratuitos y herramientas de software libre, que ofrecen una primera aproximación al académico, y pueden ofrecer una aproximación suficiente en muchos casos. recopilaciones de servicios web gratuitos (total o parcialmente) han sido ya hechas por Mashable, Use These 10 Sites to Detect Plagiarism, y eLearning Industry, Top 10 Free Plagiarism Detection Tools for Teachers. También se puede consultar una reciente discusión sobre el tema en ResearchGate.

Y para los que me conocéis y ya estáis esperando la lista de herramientas de software libre, ahí va. Pero recordad que son herramientas para comparar documentos textuales, lo que exige ir creando el corpus previo contra el cual comparar :

Summary
Software para detectar plagios
Article Name
Software para detectar plagios
Description
Recopilación de servicios web gratuitos y herramientas de software libre para la detección de plagios en papers y trabajos académicos.
Author

10 Responses to Software para detectar plagios

  1. Software para detectar plagios. Al blog de Jesús Tramullas http://t.co/wI6L1YqYVr

  2. RT @revista_EPI: Software para detectar plagios http://t.co/2vvtwAVTyf por @tramullas

  3. RT @bibliouz: Software para detectar plagios. Vía @tramullas. http://t.co/WlX8L3iBxS

  4. @andersonp42 dice:

    RT @revista_EPI: Software para detectar plagios http://t.co/2vvtwAVTyf por @tramullas

  5. @CanalLector dice:

    Software para detectar plagios, por @tramullas http://t.co/LWj5KOnpBu

  6. @ORIENTAETSA dice:

    RT @CampusMDelibes: Software para detectar plagios http://t.co/aOfAuYv9IA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *