herramientas

El emperador va desnudo… y el OPAC también

El traje nuevo del emperador es un cuento de Hans Christian Andersen, que es conocido por la inocente afirmación infantil «Pero si está desnudo…» que pone en su sitio a los adultos y a su creencia de que las cosas están bien o son correctas porque lo dicen los demás. En realidad, este relato es un clásico en la literatura antes de  Andersen. Sin ir más lejos, es el tema del cuento XXXII, Lo que sucedió a un rey con los burladores que hicieron el paño, de El Conde Lucanor, escrito por Don Juan Manuel (S. XIV).

Me vino a la memoria este cuento cuando hace unos días, por esas casualidades de la recuperación de información, necesitaba localizar un número de una seriada. Acudí rápido a un OPAC universitario, formulé una búsqueda por título de revista, con los términos «american society information science», un clásico, y cual sería mi sorpresa al recibir la respuesta que se puede ver en la imagen de abajo.

Impresionante documento… la primera sorpresa fue que me respondiese que no existía (porque está): «Su entrada … debería estar aquí». Se puede imaginar: primero, la duda ¿lo he escrito bien? ¿he buscado en el sitio correcto?. Después el enfado ¿puede ser posible?… y luego el cachondeo generalizado al observar la linea inmediatamente superior al «debería estar aquí». No, no es un trucaje con tratamiento de imágenes, es real y se puede repetir el experimento. De hecho, lo repetí dos veces entre risas. Como ya se habrá visto, la línea inmediatamente superior dice «American Society for Information Science». Ahí es nada. Bueno, quizá es que he buscado por título, en lugar de por título de revista, así que cambio el criterio, y obtengo lo siguiente…

Segundo impresionante documento… ahora ni siquiera existe. O el software en cuestión no busca bien (curioso, porque todos los que trabajan en bibliotecas saben que es un… me callo, no me vayan a demandar), o los registros no se han etiquetado bien, o se trata de un expediente X, así que lo mejor es llamar a Mulder y Sculley, a ver si va a ser otra conspiración del fumador. Eso sí, luego ponemos el énfasis en bibliotecas 2.0, redacción de sesudos informes, alfabetizaciones y múltiples entretenimientos, pero ni siquiera aseguramos un funcionamiento básico de calidad. Cosas veredes, amigo Sancho… ah, no, que esta frase no está en el Quijote; mira que si le pregunto al OPAC y me dice la página exacta…

Nota: ningún bibliotecario, bibliotecaria u OPAC de software propietario ha sido maltratado ni dañado en la realización de este experimento 😉

Tagged , ,

3 thoughts on “El emperador va desnudo… y el OPAC también

  1. Y luego nos preguntamos porqué la gente prefiere Google a la biblioteca.

    Como anécdota, en un curso impartido por una amiga a un grupo de muchachos digamos… no muy cultos, uno buscó a su ídolo «Elche de Bara» y Google adivinó que lo que buscaba era una foto de Ernesto Guevara.

    Sin llegar a esos extremos de médium, ¿es tanto pedir que los OPACs sean un poco más intuitivos?

  2. O sea, que los señores analistos/programadores del susodicho OPAC (que creo que reconozco) no se han molestado en aplicar una condición para igualar o controlar el tema de las mayúsculas 😀 no me digas que no tiene guasa…

    Sal-u2

  3. Y no es que precisamente el programita de «marras» (Innovative/Millenium) y sus licencias tengan precio de saldo.

    Las instituciones públicas debieran de exigir más como clientes, puesto que si un particular pagase esa barbaridad por un servicio, estoy segura de que exigiría que su funcionamiento fuese impecable.

Comments are closed.