Como cada seis meses, llega la entrada correspondiente a las aventuras de actualizar a la nueva versión de Ubuntu. En esta ocasión es la 10.10 (octubre de 2010), nombre Maverick Meerkat. La verdad es que esto se está convirtiendo en una rutina desde hace varios años, y no suelo encontrar mayores complicaciones en actualizar de una a otro, excepto el rato de espera. Lo cierto es que la 10.10 no ha traído cambios sustanciales frente a a la 10.04, que, hay que recordarlo, es una LTS, con un período de soporte doble del estándar.  Si te funciona correctamente la la 10.04 LTS, no veo razón para actualizar a ésta, más allá de querer estar a la última.

Las novedades de la 10.10 son la incorporaciónde  Shotwell como gestor de imágenes, sustituyendo a F-Spot, que, la verdad, nunca me gustó, así que ya cambié cuando instalé la 10.04. No incluir Gimp de inicio me parece un error, pero bueno, Canonical sabrá… Continuo con OpenOffice, aunque con la manía que le estoy cogiendo a Oracle, veremos cómo evoluciona LibreOffice. El resto de aplicaciones que uso en escritorio han sido actualizadas y funcionan sin mayor complicación. Cabe destacar que he abandonado AWN como dock, y lo he cambiado por Docky, más ligero y rápido, y para el uso que le doy es más que suficiente. No me gusta el empeño en montar Evolution: muchos paquetes, muchas dependencias, y donde esté Thunderbird que se quite lo demás. Ademas, he montado Nautilus Elementary, que me gusta la previsualización de elementos y la terminal.

Cabe destacar el pequeño pero perceptible cambio en la interfaz visual: se han afinado los detalles de las ventanas del tema Ambiance, y se ha incluido como tipo estándar de la interfaz la nueva Ubuntu Type Family. También ha aumentado (poco) el número de fondos disponibles. Pero le sigue faltando un paso para llegar al nivel visual de W7, y dos para alcanzar a Mac (lo siento, pero es así). Ya me cansé hace un tiempo de tunear el aspecto visual, así que ahora suelo usar los predefinidos, a no ser que sean horripilantes. Sólo he cambiado la pantalla y los iconos de login.

He actualizado dos portátiles viejos a Netbook Edition, sin mayor problema… pero la nueva interfaz Unity me parece demasiado simple y pobre, será porque me gustan las interfaces con múltiples opciones, y porque Canonical está pensando en el mercado de dispositivos táctiles tipo iPad a aparecer en los próximos meses. Los portátiles Toshiba con los que trabajo (un R500 y un R700) se han actualizado y funcionan sin problemas. En el R700 (que lleva un procesador i7 y 8 Gb de ram) he montado la versión de 64 bits, y el rendimiento es simplemente impresionante. El Pentium 4 del despacho va sin mayor complicación (le falta RAM, pero eso es otro problema), y sólo el Quad Core de casa me ha dado problemas, ya que la tarjeta es una nVidia GeForce 8800 GTS con escritorio extendido en dos monitores panorámicos de 22′. Tuve problemas con los drivers propietarios, fallaron Compiz y AWN…. todo se solucionó desinstalando completamente Compiz y AWN (incluyendo los ficheros de configuración), instalando Compiz desde cero, y cambiando a Docky. En 15 minutos listo y funcionando. Si te funciona correctamente la 10.04, no merece la pena actualizar a 10.10, porque eso es lo que es: una actualización. Habrá que esperar a la versión que incorpore Gnome 3, a ver que tal.