Predicciones sobre el web, el futuro de la red, los media, las redes sociales, el desarrollo de la educación, etc. pueden encontrarse en grandes cantidades, y para todos los gustos. Basta buscar un poco en Google o leer algunas notas pseudo-sesudas que publican los thinktank al uso, para encontrar de todo, desde el perdido Shangri-La hasta el final del calendario maya largo en 2012.  Estas notas me atraen en cuanto revelan tendencias, opiniones, intereses o, simplemente, ignorancia. No les suelo prestar mucha atención, más allá de la meramente orientativa, pero hoy traigo a colación una que sí me ha parecido atinada, recopilada por Chapman en noupe.com.

Y lo hago traduciendo las quince ideas, añadiendo un pequeño comentario desde la perspectiva de la información y la documentación:

  1. Micropagos por información de calidad: el gran problema, viendo la escasa calidad de la información de prensa y actualidad. La cuestión clave será el concepto de calidad de usuarios y productores. Si Murdoch piensa que voy a pagar por un periódico generalista español, es que no se ha enterado de nada, por el New Yorker igual me lo pensaba… siempre y cuando sea el precio justo, como decía Joaquín Prat. Los libros electrónicos se van a pagar… más de lo que la gente piensa.
  2. Monitores más anchos para desplazamiento horizontal: la visualización de grandes volúmenes de información comienza a demandar mayores espacios físicos, y el tamaño de los monitores aumenta en consecuencia. El ejemplo más cercano son los teléfonos avanzados con desplazamiento horizontal. Entornos de trabajo con dos monitores son cada vez más comunes… a mayor espacio, mayo cantidad de información, integración e hipermedia. Véase Amazon WindowShop, una delicatessen
  3. Revistas con formatos interactivos: el OJS cumple su función, pero… son revistas muertas, frías, sin posibilidades de que el usuario haga muchas más cosas que leer. ¿Caminan los wikis hacia su final? ¿Está PLoS señalando el futuro?
  4. Contenido más colaborativo en tiempo real: Facebook es entretenido, pero no es un entorno colaborativo. Al final los usuarios querrán hacer más, en línea, y en el marco de grupos de usuarios especializados. Veremos aparecer entornos de nicho, focalizados en aspectos muy concretos, como educación, negocios, música…
  5. Más contenido semántico y aplicaciones para aprovecharlo: el web semántico sigue siendo el sueño de Berners-Lee. Microformatos, etiquetado semántico, datos estructurados, integración y reutilización de datos. OAI no tiene traslación semántica, ni el formato MARC tampoco. Linked Data parece muy potente para conectar información… ¿Hará OpenCalais el enriquecimiento que los servicios de información tradicionales parecen incapaces de hacer?
  6. Realidad aumentada en aplicaciones móviles: ya no basta con acceder rápidamente a la info, hace falta información asociada, presentada en capas, enriquecimiento de datos… únelo al punto anterior, y reflexiona… Mi Android ya tiene Google Places.
  7. Mejor adopción de los estándares web: bueno, es un sueño que se acabará cumpliendo, mal que le pese a Microsoft.
  8. Mejor seguridad contra scam, spam y phising: esto sí que depende más de la formación del usuario que del enemigo, y con la de ignorantes que van de gurúes, apañados vamos…
  9. Más aplicaciones sociales: pues sí sí, más… de lo mismo. Parece que la única metáfora que se entiende ahora es la de la red social. Lo ideal sería que empezasen seriamente a compartir perfiles de usuario, y a intercambiar información, dejando de ser islas.
  10. Programas de televisión de alta calidad en línea: entretenimiento, formación, información en tiempo real… los fundamentos están puestos, y el vídeo de alta calidad por internet va a resultar imparable (a pesar de los voceros de las sociedades de autor y de illuminatis pidiendo que el adsl vaya más lento y no crezca el ancho de banda). En tallerdocumental.info cada vez pongo más videotutorial, y menos texto o presentaciones…
  11. Aplicaciones web cada vez más importantes para la vida diaria: un tópico, cada vez más tareas laborales y personales se llevarán a cabo a través del web.
  12. La optimización en motores será menos importante: la recomendación social lleva tiempo ganando adeptos, merced a su control de calidad mediante filtrado humano. El problema serán los “gurúes hechos-a-sí-mismos”, esos que leen una cosa y la repiten veinte veces, pareciendo que  saben algo.
  13. Sistemas operativos en línea: la máquina deja de ser importante, lo que importa es el acceso que ofrece. El auge de los netbooks es ejemplo de ello. Los sistemas operativos actuales, y muchas aplicaciones, utilizan la nube, y ya podemos usar entornos completos vía web, como eyeOS. Con un navegador será suficiente…
  14. Interfaces de usuario personalizados: no basta con acceder y gestionar información, ya que el usuario querrá personalizarla, y modificar la manera en la que la visualiza, organiza y difunde. Se acaban los interfaces de “café para todos”, porque cada vez habrá nuevas y mejores delicatessen
  15. El web será el centro de la distribución de contenido y de información: pues no hay nada que decir; periódicos, libros, información en tiempo real, entornos educativos… lo que no esté no existirá.

Cuando pensamos en esto y lo comparamos con el estado actual de las aplicaciones para gestionar y difundir información en las unidades y servicios de información, bibliotecas, archivos, etc. debería darnos un poco de temblor, por no hablar de un profundo escalofrío… pero bueno, no hay que preocuparse, con poner una etiqueta 2.0 (o 3.0, lo que se tercie) detrás de lo que sea, seguro que todo resuelto…

Tagged with →  

2 Responses to El web dentro de cinco años

  1. ibon dice:

    No me ha parecido advertir un tono tan caústico en el artículo de Chapman 😉

  2. Jesús dice:

    El tono cínico-reflexivo es mío exclusivamente 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *