El día 31 de diciembre del 2009 en el diario el País, Javier Rodríguez Marcos público el artículo: “El libro digital gana el primer asalto”.  Partiendo de este artículo, durante los primeros días de enero y en el marco de la red Iwetel 1 se produjo el siguiente debate:

JESÚS TRAMULLAS. Depto. Ciencias de la Documentación. Universidad de Zaragoza

“La historia lleva décadas dejando en evidencia a la ciencia-ficción. Fechas míticas como 1984 o 2001 pasaron sin parecerse a lo imaginado por Orwell o la pareja Clarke-Kubrick.”

..pero que tonterías hay que leer en los periódicos, luego se quejan de que pierden lectores. En cualquier caso, este superficial artículo de “propaganda” deja de lado las dos cuestiones clave que impiden el despegue del libro electrónico (ojo, no confundir con la creatividad y la publicación y edición digital en la red, que son cosas muy diferentes):

  1. El precio abusivo que las editoriales quieren meterle al producto, se ve que no han aprendido con el escarmiento de la música.
  2. El abusivo esquema de ciencias y controles, no anti-piratería, sino “no-voy-a-permitir-que-se-lo-dejes-a-un-amigo-o-familiar.”

Vivir para ver…

FÉLIX GONZÁLEZ MARTÍNEZ. Bibliotecario y documentalista. Servei de Prestec Biblioteca Jordi Rubió de Sant Boi

Pues mira, sin que sirva de precedente, voy a estar de acuerdo con las dos premisas que lanzas, y que llevo tiempo diciendo (sin que nadie por otra parte de réplica ni conteste). Las editoriales no solo ponen un precio artificial e inflado, sino que encima intentan justificar lo injustificable, como los supuestos gastos que provoca el libro electrónico (el archivo), que casi igualan a la edición en papel. Por otra parte, no contentos con eso, pretenden vender en vez de un libro, un acceso a un libro. Porque a mi que me perdonen, pero poder “copiar en 5 dispositivos diferentes” un libro y luego nada es un simple acceso.

En vez de preocuparse por diseñar, por ejemplo, dispositivos de tiempo para poder vender el producto a las bibliotecas, se dedican a torturar (como siempre, por otra parte) a los que legalmente compran un ejemplar. Eso sí, estoy seguro que de aquí a un tiempo pretenderán un canon dijital (si, con J de palabrota), por la piratería que ellos mismos, con su falta de visión, están provocando.

Ale, criticar que es gratis. Y si se aporta algo, mejor.

JESÚS MANUEL PINTO VARELA. Consejero delegado de Editorial Reus y Gerente de Librería Jurídica Intercodex

Estimados colisteros/as2, amigo Felix:

Cada vez que se produce un importante avance tecnológico ( el automóvil, la informática, Internet, etc.) se abren posibilidades para la aparición de nuevas actividades económicas. Esto da lugar a estratosféricos  (fabricar automóviles) y  modestos (vender gasolina) negocios. Puedo asegurar que con respecto a la aparición del libro electrónico todo el sector está pendiente e interesado en su evolución, por la cuenta que le tiene. Quiero recordar que el sector editorial español es uno de los más importantes del mundo y uno de los que más divisas aporta a nuestra economía. Se trata de muchas empresas, de muchos tamaños y con modelos de gestión y ejecutivos de primera línea. Las grandes utilizan habitualmente cazatalentos, como cualquier otro sector, para formar sus cuadros directivos. No se trata pues, de una pandilla de irresponsables que sólo desean forrarse maquinando para alterar el precio de las cosas. Tampoco se trata de un grupo cerrado al que no se pueda acceder. De hecho, os animo a todos los que tenéis tan claro el camino a seguir que montéis vuestras propias editoriales y nos mostréis, en la práctica, como se hacen las cosas.

Anualmente se editan en España muchos miles de títulos y es temerario generalizar con respecto a todos sobre: el qué, cómo y cuanto de su precio. No obstante, en general la fórmula para calcular el PVP es multiplicar por 5 ó 6 el coste de preimpresión+más impresión. Desde que el autor escribe un libro hasta que el libro llega al lector intervieven al menos: autor, preimpresión, impresión, edición, distribución, punto de venta. Quizá alguien opine que sobra gente pero el libro como actividad mercantil es un sector muy maduro (viene de la época de Gutemberg) y no es fácil innovar en la cadena productiva. Generalmente el coste de impresión + preimpresión viene a ser el 15% y desde esta cantidad resultante es desde la que se calcula el PVP del libro.

Salvo algunos ingenuos, que creen que basta con que el autor cuelgue el ebook en su web, no parece que sobre nadie, salvo el impresor. Tampoco he oído a ninguna parte de la cadena (autor, distribuidor, librero, editor) que piense en renunciar a parte de su margen. ¿Como se hará, para el general de los libros que se editan, esa reducción de precios?.

Por otra parte y con respecto a las entidades de gestión creo que salvo ellas mismas nadie las quiere. Seguramente, la mayoría de autores y editores preferirían que desapareciera la copia privada y se siguiera el sistema americano (en plan suave, que allí dan unos palos…) y así no pagarían justos por pecadores.
FÉLIX GONZÁLEZ MARTÍNEZ

Me parece que como siempre, tratamos de desviar la atención.

En ningún momento creo que se haya manifestado que los directivos de las editoriales sean una pandilla de irresponsables ni que maquinen para alterar el precio de las cosas (que por otra parte es un delito. Lo de que sólo desean forrarse lo has dicho tú, no yo. El hecho de que no sea un grupo cerrado no significa, necesariamente, que sea posible para cualquiera formar parte de él.

Por desgracia, en el mundo en que estamos, hay negocios donde simplemente no se puede entrar sin una gran inversión, cosa que actualmente no está muy al alcance de muchos (y que conste que no hablo de ir tirando simplemente). Contra los gigantes del mundo editorial, poca cosa se puede hacer sin músculo o un “Harry Potter” en exclusiva, y aún con este ultimo, faltaría ver si podemos darle el relieve necesario para despegar.

El precio del libro en España está MUY INFLADO. No es de recibo que esta misma tarde pueda comprarme “El símbolo perdido” por 21,90€ (34,31$) en la web de la “Casa del Libro”, mientras que en la web de “Amazón” este a 12,00$. ESO ES UN 300% MÁS DE PRECIO. (Consulta de esta misma tarde, hace 10 minutos). Y quien dice éste, que es de los más vendidos ahora mismo, dice cualquier otra cosa. Y no lo comparamos ya con los salarios, ¿de acuerdo? porque en el FNAC Francia está a 21,76 €, con envío gratuito.

Por cierto, seguro que hay que sumar los gastos de traducción. Y esa seguro será la profesión más lucrativa del momento. Eso si, no puedo entender cómo el libro “Caín” de José Saramago está en “Fnac España” a 18,50 y en la misma “Amazón” a 15,17 al cambio. Misma editorial (Alfaguara) e idioma (Spanish)

Amazon:http://www.amazon.com/s/qid=1262375927/ref=sr_nr_seeall_1?ie=UTF8&rs=&keywords=lost%20symbol&rh=i%3Astripbooks
http://www.amazon.com/CAIN-Spanish-SARAMAGO-JOSE/dp/9870413714/ref=sr_1_1?ie=UTF8&s=books&qid=1262377253&sr=1-1
Casa del libro:http://www.casadellibro.com/libros-mas-vendidos/15
Fnac: http://recherche.fnac.com/search/quick.do?text=brown+dan+le+symbole+perdu&category=book&bl=rera&AID=
http://libros.fnac.es/a341167/Jose-Saramago-Cain?PID=710

Una vez hecha la puntualización y, estando todos de acuerdo (supongo) que por aquellos lares también se hace todo el proceso de publicación de un libro, la queja (si se puede llamar así) o la falta de visión de que se acusa a los editores españoles, es por la poca/nula diferencia del precio del volúmen en papel con el archivo digital.

Señores, el proceso que Vds. hacen para editar un libro en papel es uno y único, con los costes que ello tiene. Pero se han emperrado en igualar los costes de ese proceso a los del libro en formato digital, y eso no es cierto. Una vez en papel, con tener el archivo que seguro usarán para enviar a imprimir (o lo hacen aún con letras de caja) colgado en su web con un precio MUCHO MAS REDUCIDO, ganarían dinero y evitarían la piratería. El mismo “símbolo perdido” en formato e-book en la web, de “Amazón” ES UN 20% MAS ECONOMICO, y eso que partimos de un precio en papel un 300% inferior.

Precio e-book: http://www.amazon.com/gp/search/ref=sr_nr_p_n_feature_browse-b_1?rh=i%3Astripbooks%2Cn%3A%211000%2Ck%3Alost+symbol%2Cp_n_feature_browse -bin%3A618073011&bbn=1000&keywords=lost+symbol&ie=UTF8&qid=1262375927&rnid=618072011

¿A banda?  de que los costes serian prácticamente nulos para las obras que se editan en papel, la clientela que tiene un lector electrónico DIFICILMENTE se comprara el libro físico, con lo que no se perderían ventas, al contrario, se ganarían las de esos clientes. Eso sí, al precio actual y encima con los sistemas DRM totalmente invasivos, después a rasgarse las vestiduras por la piratería.

Sobre el que sólo sobran los impresores… pues vale, es una opinión. Yo sólo digo lo que ya dije la semana pasada en un mensaje titulado “tenemos libros electrónicos”. Si el señor de la librería me manda “a bajármelo de Internet”, ya me dirás tú para que lo quiero en la cadena del libro. En la del libro físico si, son los mas importantes. Pero en la del e-book, o mejoran mucho o no tienen futuro. Y tampoco me creo la “gentileza” de las editoriales “que no pretenden suprimir a las librerías”; más bien pienso que pretenden “ver que pasa” con el negocio, y según como vaya, suprimir a las librerías.

En cuanto a lo demás, ciertamente tendrían que tener un portal conjunto, un “I-tunes” para libros, en vez de tener 4.000 webs diferentes de autores, editores, asociaciones y demás. Pero, ¿ponerse de acuerdo en España? para qué, si eso no es “típical Spanish”. Luego, ya nos quejaremos de que hay piratería. ¿Que ninguna de las partes quiere reducir su parte del negocio? y cuando no haya negocio por la piratería, ¿qué?, a papá estado que nos ponga un canon sobre los lápices porque se utilizan para escribir, no?

Hoy día hay infinidad de libros en Internet. Los libres y los que son puestos por particulares, que no entro en la legalidad/alegalidad/derecho/o no porque seria meterme en un berenjenal del que seguro habría posiciones para todos. Mi opinión, reservada. Eso sí, esos libros se han colgado en base a un libro físico, o sea que el proceso, realizado por particulares, no debe ser de un gasto tremendo sino, no se explica.

Empiecen a imaginar un nuevo modelo de negocio, y pueden utilizar (aparte del sentido común, que no es muy conocido), el refranero: “Mas vale muchos pocos que pocos muchos”. Con la música no había oportunidad, fue un proceso mundial, pero si algo demostró la piratería es que se abusaba con los precios. Con los libros tienen experiencias de COMO hacerlo para hacerlo bien, aprovéchenlas.

Y de las entidades de “gestión” (¿gestión de qué?), no voy a hablar. Simplemente el desprecio absoluto por los modos, la forma y el fondo en muchos casos.

Y por cierto, ingenuo lo considero despreciativo. Nunca he llamado “vampiros” a los miembros de la cadena del libro, sólo me he quejado de los intentos de justificar lo que veo injustificable. Y aquí tienen un autor que pone libros en diferentes lenguas (y formatos) en modo de libre descarga.

Como es poco conocido, seguramente será para darse publicidad. Creo que no hay ninguna biblioteca que tenga ningún libro suyo, y debe ser para que le lea alguien:

http://paulocoelhoblog.com/internet-books/

JESÚS MANUEL PINTO VARELA

Estimado Felix, amigos/as:

En España se publican al año 70.000 libros y hay 400.000 en catálogo. Según las estadísticas del sector, el precio medio de un libro es de 13 euros y el de una obra literaria, 10. Por otra parte, cuando alguien compra un libro, el factor precio es el quinto a la hora de seleccionarlo.

Se puede afirmar, pues y de un modo categórico, que en España el precio no es un problema esencial. Entre tantos libros seguramente habrá algunos que nos puedan parecer que están inflados o incluso que lo estén. Esa es una política editorial que cada editor deberá asumir individualmente. El precio de los libros es tan abusivo como el de la ropa, los coches, la fruta…

Pones, para argumentar tu afirmación, ejemplos de libros, que están fuera de España, y que son más baratos que aquí. Creo que las estadísticas aportadas demuestran claramente que el precio del libro en general no está inflado. ¿Que ocurre con los casos que citas? Sinceramente no lo sé, habría que comprar los libros y verlos, no obstante hay varias posibilidades: puede tratarse de distintas obras (tapa dura, rústica, bolsillo), de editoriales distintas ( aún siendo de la misma matriz, podría ser una publicación de Planeta-México, Planeta-Colombia…), puede ser una oferta, promoción o saldo ( que “Amazón” comprara, sin derecho a devolución, una partida que no esté rotando según expectativas), la fortaleza del Euro…

Finalmente, sobre como abaratar el precio del e-book aportas dos argumentos.

El primero, que el libro en papel subvencione al ebook. Sinceramente, no lo veo. Me parece más lógico salvo que se quiera realizar una promoción especial que cada soporte asuma la parte proporcional de su coste. ¿Por qué el comprador del libro en papel va a tener que pagar los gastos de maquetación o traducción y el del ebook no?

El segundo, es quitar las librerías para abaratar el precio. Esto, perdóname si te ofende, demuestra lo lejos que estás de comprender cómo funciona nuestro sector. El que más vende, seguramente tiene el mejor libro, pero además la mejor red comercial (más puntos de venta). La idea no pasa por reducir los puntos de venta. Se trata de ampliarlos y cuantos más mejor. La dictadura del punto de venta es la muerte del productor. Una única página de venta de libros sería una catástrofe para la mayoría de las editoriales pero sería más peligroso, para la cultura y el libre pensamiento, que Hall9000.

No sé cómo se calcularán los precios del ebook. Supongo que si se van a vender más libros el precio tenderá a bajar o si alguno de los miembros de la cadena puede aguantar una bajada de margen, o si la gente decide como Paulo Coehlo no cobrar por ellos. Particularmente tengo la impresión que el preció pivotará sobre el derecho de autor como palanca de cálculo.

Con respecto a la piratería desconozco a qué te dedicas pero te puedo asegurar que en alguna parte del mundo hay alguien dispuesto a hacer tu trabajo, y a hacerlo también como tú, por la mitad de tu salario. ¿Qué es lo que lo impide? pues la existencia de las leyes laborales y la eficacia en su cumplimiento. No se puede competir contra el que da las películas o la música gratis o al 30% de su precio. Si la ley no se cumple, si la piratería no se persigue, no hay grandes ideas que valgan. El negocio de “I-tunes” y similares no creo que represente el 5% de lo que significó el negocio musical en su día. En occidente ya damos por asumido que la deslocalización de la producción industrial es imparable; si nuestra base económica no va a estar basada en la investigación, las patentes, la propiedad intelectual e industrial lo llevamos claro. Eso no ocurrirá en EEUU, Inglaterra, Francia y los Países Nórdicos que saben que se trata de una decisión estratégica y han actuado o lo están haciendo de forma clara y decidida. El desmantelamiento de sectores como el cine o la música puede ser muy rápido, reconstruirlos, quizá sea imposible.

Finalmente comentarte que en España existen 3000 editores y empresas editoriales. Sólo uno tuvo un Harry Potter bajo el brazo. Para montar una empresa de informática no es necesario tener el código fuente de “Windows” o algoritmo de “Google” bajo el brazo (ya nos gustaría). Si lo tienes tan claro no te cortes. Pasa y danos una lección, pero en la práctica.

JESÚS TRAMULLAS

..vaya por delante que compro libros (muchos), los regalo, y paso tanto tiempo leyendo en papel como en pantalla (aunque tiende a ganar esta última), pero…

  1. La edición de libros es un negocio que busca ganar dinero, no es cultura. Puedo salvar a un 20-10% de los editores, es cierto. Cultura es el conjunto de pensamientos, acciones, costumbres y conocimientos. Puede ser muy variado y, desde luego, puede ser totalmente ágrafa, como fue durante varios miles de años. Como negocio que busca ganar dinero, no tengo nada contra él, ni a favor ni en contra. Simplemente, si su producto no es competitivo, no lo compro y punto.
  2. Es de esperar que los tribunales europeos pronto eliminen las subvenciones a la edición como han hecho con el cine. A mi me parecerá muy bien.
  3. En el campo académico llevamos años auto-editando en digital, y conocemos los costes. La mitad de la cadena de producción que has citado es innecesaria.
  4. “…pero sería más peligroso, para la cultura y el libre pensamiento, que Hall9000.” Es HAL, pero en cualquier caso, que manía con citar sci-fi a lo loco. Y que manía con intentar que los ciudadanos confundan un negocio económico con la cultura y el libre pensamiento…
  5. “si nuestra base económica no va a estar basada en la investigación, las patentes, la propiedad intelectual e industrial lo llevamos claro.” Completamente de acuerdo. Ahora falta analizar cuánto fondo e inversión destinan a ello las editoriales, quitando las universitarias y algunas colecciones especializadas… a no ser que consideremos a algunos autores y pseudoliteratos españoles autorepetitivos como investigadores, innovadores y no sé cuántas cosas más.
  6. “Para montar una empresa de informática no es necesario tener el código fuente de Windows o algoritmo de Google bajo el brazo (ya nos gustaría).” A mí no, ya que tengo el código fuente de GNU/Linux, caramba, gratuito, y con un modelo de negocio alrededor que funciona, que por suerte elimina a muchos intermediarios innecesarios, y genera nuevas oportunidades de negocio.

FÉLIX GONZÁLEZ MARTÍNEZ

Yo no sé esa manía que tiene todo el mundo en personalizar las quejas cuando digo algo, pero en fin, por probar que no quede. Tu escrito me parece de una demagogia increíble. Tratas de desviar la atención, te vas por las ramas, no das ningún argumento y encima parece que tenga yo la culpa de que el sector editorial este metiendo la pata hasta el cuello, y luego ya lo arreglaran otros.

El arte de la estadística para calcular el precio del libro me daría risa si no fuera por lo que trata de esconder. Porque supongo que reconocerás que si tu te comes dos pollos y yo no como nada, estadísticamente los dos nos hemos comido un pollo, pero tu tienes un empacho de narices y yo más hambre que el Lazarillo de Tormes. Y la comparación con la ropa y demás, pues tirar balones fuera. Eso si, admites que “puede que alguno este inflado”.

Por lo demás, si compruebas los ejemplos y no te empeñas en denostarlos, verás que de vez en cuando se vende alguno del Dan Brown; o sea, que no creo sean restos de serie y que “Caín” es de la misma editorial, edición y año en los ejemplos. No son libros al azar ni puestos porque sí, y puse los links para que todo el mundo pueda comprobarlo. Sólo si intentas confundir puedo justificar tu mensaje en este punto.

Por otra parte, siento contradecirte, pero la fortaleza del euro haría que ese mismo “Caín” fuera más caro en los Estados Juntitos, no más barato (a mayor cantidad de moneda propia para comprar cosas de fuera en otra moneda, más caro el producto).

Y después, para no justificar el precio del e-book, simplemente intentas desvirtuar mi opinión sobre ese precio. No creo que el e-book deba subvencionar o ser subvencionado. Simplemente, si tienes la obra en papel y ya has hecho todo el proceso, NO TIENES LOS GASTOS QUE INTENTAS JUSTIFICAR por el e-book. Diferente sería que únicamente optaras con el e-book y el trabajo solo fuera para él. Y ya me perdonarás, economía solo me la dieron en dos tardes como a cierto político, pero si de un trabajo que ya realizas, con MUY POCO esfuerzo puedes obtener dos productos, lo suyo no es cargar al segundo todos los gastos del primero. O lo quieres potenciar (se debería en este caso) y aprovechas lo poco que te cuesta obtenerlo, o REBAJAS los precios del primero porque los gastos son a repartir entre más. Y ya hemos visto en los ejemplos que ni una cosa ni la otra.

Por otra parte, yo no he dicho en ningún momento que quiera que desaparezcan las librerías. Ya expuse que fui a una de ellas a comprar e-books (libros) y la respuesta fue “eso te lo bajas de Internet”. ¿Profesionalidad? en este terreno les falta. Yo lo que he dicho es QUE NO ME CREO QUE LAS EDITORIALES MIREN POR OTRA COSA QUE NO SEA HACER DINERO. Y que el aparente “respeto” por los canales establecidos es únicamente a la espera de ver por dónde van los tiros.

Con respecto a mi ocupación, pues soy pescadero en un mercado público, y estoy seguro que no en cualquier parte del mundo, en la cola del INEM de cualquier pueblo cercano al mío habría personas deseosas de ocupar mi puesto, incluso por menos dinero. Y el tuyo, añado. Permite que en el contexto económico actual me ría un poco de las leyes laborales que tenemos y su “eficacia” en su cumplimiento.

Por lo demás, ningún comentario porque se va del asunto. En resumen, el libro electrónico yo creo que por fin ha llegado para quedarse. Es más ecológico por el gasto de papel, más práctico por el peso, tamaño y opciones, y obviamente, debe evolucionar mucho.

¿Desaparecerá el papel? obviamente no, y cualquiera que lo diga creo que se equivoca (opinión personal, claro). Pero habrá nichos de mercado donde el e-book tiene clara ventaja. Y es responsabilidad del sector, editores a la cabeza, que no se les vaya de las manos, y más teniendo ejemplos de qué funciona y que no. Pongan los precios disparatados que ponen, dificulten el acceso a los usuarios legítimos con protecciones anticopia para el que tiene el producto original, no den salida a las novedades en este formato “por si acaso”, y la piratería crecerá sola.

Por último, y es una cuestión personal, ya me gustaría “pasar” y poner en práctica lo que pienso. El problema, como todo en esta vida, es cuestión de oportunidades. He trabajado suficiente en esta vida como para saber qué puedo o debo arriesgar, y cuales son mis limitaciones. Y como ya comenté hace unos mensajes, hoy día, sin dinero no hay negocio, por muchas ideas que tengas. Y siento decirlo, pero estamos en crisis, unos más que otros.

MIGUEL NAVAS FERNANDEZ. Bibliotecario. Generalitat de Catalunya

Yo no estoy de acuerdo totalmente. Las ventajas son indiscutibles (también las desventajas), pero el hecho de que ahora se hayan comprado muchos ebooks (lectores) y libros electrónicos (contenidos) no quiere decir nada más que se trata de una novedad comercial atractiva y como tal está arrasando. Ya veremos cuál es la evolución, pero la experiencia debería indicarnos que los visionarios de la tecnología y del progreso se suelen adelantar demasiado (si no, ahora estaríamos en la Odisea 2).

Yo estoy convencido de que el libro impreso va a aguantar mucho tiempo. Al menos yo no creo que llegue a ver su desaparición. Y tampoco entiendo por qué uno tiene que hacer desaparecer al otro, pueden convivir perfectamente.

FÉLIX GONZÁLEZ MARTÍNEZ

Hombre, me parece que los extremos no son nunca buenos.

Jamás he defendido que el libro en papel vaya a desaparecer, me parece una tontería. No mientras dure mi existencia, sino unas cuantas generaciones más. Y tampoco opino que se deban confrontar los formatos, que no es esa la guerra.

Por lo demás, ni me considero “visionario de la tecnología y del progreso” ni creo que sea una buena afirmación. Soy un simple bibliotecario, como puedas ser tú, que ha visto en este elemento concreto del progreso y la tecnología una buena herramienta, que mucha gente está empeñada en criticar, hundir, ignorar o lo que sea sin tan siquiera estudiar las posibilidades que tiene.

A mi me parece mucho mas útil un e-book que los mamotretos de libros de lectura fácil para los problemas de visión. La gente que tiene esos problemas, en un alto porcentaje son personas mayores, y los libros de letra grande suelen ser 1.- viejos, 2.- pesados. El e-book soluciona el problema del peso, de la tipografía, y si nuestros editores vieran las oportunidades, de la actualidad o no de contenidos. Y antes que critiquen, hoy día la “gent gran” (mayores, jubilados, viejos… lo que queráis y mas os guste o menos os disguste), son en gran número mucho mas abiertos a las tecnologías que mucha gente joven que forma parte de la brecha digital.

Y antes de que se me olvide, por la parte de “visionario” que me toca, el primer intento / estudio de la recuperación de información y accesibilidad universal creo que fue en 1971, y fue de Michael Hart, creador del Proyecto Gutemberg. Yo creo que casi 40 añitos no es para decir que se “adelantan demasiado” ¿no?

JESÚS MANUEL PINTO VARELA

Estimado Jesús Tramullas:

Creo que en el mensaje nos estamos saliendo del tema: el precio del ebook con respecto al libro. No importa.

La mejor subvención para el mundo editorial es que se aumenten o se mantengan, dada la que está cayendo, los presupuestos de las bibliotecas y que éstas adquieran, siguiendo la cadena del libro. Es cierto que las editoriales, parte de ellas, son sociedades mercantiles y su objeto es ser eficientes y proporcionar beneficios a sus propietarios, es decir ganar dinero. Nada se puede objetar al respecto pues parte de ese beneficio revierte en la sociedad, en forma de impuestos, lo que permite la existencia de nuestra sociedad. No debemos olvidar que dentro del sector hay multitud de editoriales, mucho más que subvencionadas (oficinas, almacenes, personal…), sobre las que me gustaría conocer tu opinión, pues no parece que en un país con la riqueza editorial del nuestro sean imprescindibles, salvo raras excepciones, excepto para pulir el dinero del contribuyente y editar a los conocidos.

De un modo u otro todos somos sociedades mercantiles pues todos manejamos presupuestos y se espera de nosotros una administración eficiente. Ya es hora de que nos vayamos olvidando de querer cerrar debates aludiendo al mercantilismo o al fin de ganar dinero. No perderlo es ganarlo y ahí todos somos responsables.

Para mi, las editoriales son cultura, como los son los teatros, los cines, las librerías, las bibliotecas, los museos, las galerías de arte, etc.,etc.

JESÚS MANUEL PINTO VARELA

Estimado Félix:

Es curioso que despaches datos estadísticos procedentes de estudios realizados por el Ministerio de Cultura y la Federación de Gremios de Editores de España con la anécdota de un señor que se come dos pollos y además digas que mis afirmaciones parecen demagogas.

No es ningún secreto para cualquiera que visite habitualmente las librerías de América que los libros de las grandes editoriales españolas son más baratos, desde la pérdida de paridad euro-dólar, que en España y que los libros de las pequeñas y medianas editoriales son mucho más caros. Puedes verlo, no ya en “Amazón”, en las páginas web de Gandhi, Cuspide, Yenni, El Sotano, Gonvill, Porrúa, El Ateneo, Santa Fe, etc, etc,

Las editoriales españolas siempre han tenido interés en estar presentes en América latina, por considerarlo su mercado natural. Para ello, las grandes han creado filiales en la mayoría de los países de América , precisamente para ser más competitivos. Un libro editado en América tiene un coste menor de impresión y tal como comenté en el primer mensaje, generalmente, el coste de impresión es el punto de arranque hacia el PVP. Un libro con coste de impresión+preimpresión de 10 euros tendrá un PVP (+-) 50 ó 60 euros. Si el coste es de 5 euros el PVP es de 25 ó 30 euros. Los últimos años están siendo durísimos para el libro español, debido a la fortaleza del euro, y las editoriales tienen, deben, hacer algo para no ser barridas de las librerías latinoamericanas. Piensa que hay libros normalitos que representan el salario semanal de una persona. Hay editoriales que han decidido cambiar la forma de hacer sus cuentas: ¿Cuánto me cuesta imprimir 1000 libros?…3000 euros y ¿2000? …4000€. Bien, pues a estos últimos mil les voy a dar un precio de impresión de1000 euros de este modo puedo salir más barato en América y mantener la presencia. También es notorio el envío de saldo. Hay muchas explicaciones pues hay muchos libros y muchos editores y ningún interés en confundir a nadie. No es raro que un libro de Planeta México esté en EEUU más barato que en España y no se trata de precios inflados.

Yo también saludo con interés el libro electrónico y espero hacer algo en su día. Debo reconocer que para comprármelo estoy esperando a que los de la manzana saquen el suyo pues supongo que no tardarán.

No obstante existen muchos temas de gran interés a la hora de ver el futuro del libro electrónico, por ejemplo la posibilidad, real por cierto, de que se impusiera un modelo de distribución del libro basado en uno, dos o doce tiendas tipo “I-tunes” (tal como tú sugerías); cómo afectaría esto a la libertad de expresión, a la cultura o al pensamiento único (reincido Jesús). La semana pasada la tienda gemela de “I-tunes”, “App Store”, ha sido denunciada por una asociación internacional de prensa por censurar programas de “Iphone” en China, mientras que “Yahoo” y “Google”, entre otras, lo fueron en su día por filtrar contenidos. Sin duda la tecnología es maravillosa, y yo soy usuario entusiasta, pero también el entusiasmo debe ser analizado por el ojo de la crítica.

Pero yo sigo insistiendo ¿Cómo vamos a conseguir que el precio del ebook sea menor que el del libro?

FÉLIX GONZÁLEZ MARTÍNEZ

Yo lamento decirte que te sigues yendo por las ramas, y que no llegaremos a ningun sitio.

Si a ti no te gusta mi aplicación de la estadística, totalmente correcta pero obviamente llevada al extremo, a mi no me gusta la tuya, que por mucho ministerio y muchos datos objetivos que quieras ponerle, sigue siendo eso; una interpretación de los números que puede ser cogida como quieras verla.

No voy a pagar 20 euros por un Crepúsculo en tapa blanda, mal encolado y con una calidad de papel de déjatela ir. Y ¿qué decir de la tercera parte de Milenium? existe alguien que la haya cogido y no se le hayan ido las paginas de sitio? ¿tan cara es la cola ya?.

Se abusa del precio de los libros en España. Y quién no quiera verlo, o no lo sienta así, pues felicidades, tiene más que yo. Y no te compares España con América latina. Te la comparas con los Estados Unidos y con Francia. Y el resultado ES que las novedades son más baratas en dos países con mayor capacidad adquisitiva que nosotros, y que el proceso del libro al que tu aludes o bien es mas caro allí o ya me dirás. Con el agravante de un libro, editado aquí QUE SE VENDE MAS BARATO ALLI!!! y es una novedad, no uno de fondo.

Y por lo demás, pues nada, a darle duro. No se que interés tienes en presentarme como abanderado del movimiento por “una web única”, puesto que no lo he sido jamás. Pero creo que la cadena del libro que tú defiendes es excesivamente larga, que las editoriales han abusado mucho tiempo, y que están encarando mal el tema del libro electrónico, a la espera de que todo el mundo tenga que pasar por el aro, bien mediante leyes, bien mediante persecuciones y amenazas (la nueva ley de economía sostenible, por ejemplo), bien… Pero nada de intentar aprovechar las oportunidades, que eso cuesta.

Y nada más que dos ultimas cosas. China es una dictadura. No declarada, como tantas otras, pero donde sus personas no tienen libertad. Igual que Cuba, muchos países del Golfo y demás. Lo que hagan las paginas web por allí no me preocupa, sean “Google”, “Yahoo” o “Embutidos Ibéricos SA”, porque SON EMPRESAS, y tratan de hacer lo que tú defiendes de las editoriales, ganar dinero. Me preocupa lo que hagan por aquí, que se supone somos una democracia y tenemos derecho a escoger.

Y la segunda y ultima. Si te interesa el libro electrónico, ¿por que esperas la manzanita y no pruebas con algún otro?. Esto ya es por curiosidad, dado que el que uso yo utiliza Linux y me parece de lo mas práctico.

Y a la pregunta final, ¿e-book mas barato? fíjate en el ejemplo de los países donde este implantado. QUE HASTA EL LIBRO EN PAPEL ES MAS BARATO!!!.

OSKAR CALVO. Documentalista. Consultor.

Buenos días, admito que llego muy tarde a este interesante debate, pero me gustaría aportar mi granito de arena; no es muy grande y no tengo mucha experiencia al respecto pero espero aportar otros puntos de vista.

Por un lado creo que los e-books como los conocemos hasta ahora están abocados a desaparecer, y esto se debe a que son herramientas monotareas. Y cuando me refiero a monotareas no quiero decir que solo pueden hacer cosas de una en una, sino que son simplemente libros digitales.

Tenemos que ver las diferentes herramientas que se están comercializando hoy día para entender que se busca llevar la menor cantidad de “cacharritos” en el bolso, bolsillo, mochila, etc….

En este aspecto dispositivos móviles de última generación, consolas portátiles tienen una batalla ganada porque jugar, trabajar, y leer, es cierto que la pantalla de un libro digital es mucho mejor, y no cansa tanto a la vista como la pantalla de una psp (por poner un ejemplo), pero también es cierto que los dispositivos móviles (psp, ds, iphone y similares) tienen muchos más usuarios, y posiblemente si aceptarán el leer en estos dispositivos un libro.

Existen editoriales que ofrecen sus libros en formato pdf, y se pueden leer en estos dispositivos, e inclusos libros “programados” concretamente para los diferentes elementos.

El segundo elemento a tener en cuenta para cuantificar la posibilidad de usar este tipo de dispositivos son los usuarios. Los “nerds”, “frikis”, “tecnoadictos”  normalmente suelen ser los primeros en abrir el campo para este tipo de dispositivos, si se quiere realmente que un libro digital (software y/o hardware) funcione hay que ofrecer productos para comprar a aquellas personas que los van a comprar primero, y si el producto merece la pena será el boca a boca quien se encargue del marketing.

Habrá que ver y/o esperar a la tablet pc de Mac, que posiblemente sea el revulsivo y un kinddeler killer si lo hacen bien, porque al mismo precio que nos compramos un libro digital, es un dispositivo multitarea que entre otras cosas puedes leer un libro, ver vídeos, escuchar música, navegar por la red, etc….

JESÚS MANUEL PINTO VARELA

Estimado Félix:

Permíteme que de momento crea más en las estadísticas oficiales del sector, por muy interpretadas que te parezcan, que en tu mera percepción del precio del libro.

Cuando te hablaba de América es porque se presume que los libros se importan de México.

No sólo encontrarás libros más baratos, en EEUU que en España, también te ocurrirá con la gasolina, los coches, los muebles, los vuelos, la tecnología. Espero a los de la manzana, porque no quiero pagar dos veces. Sé que no te voy a convencer por más argumentos que use pero al menos ya no puedes decir eso de “sin que nadie de réplica ni conteste”.

JESÚS TRAMULLAS

..evidentemente, el tema de discusión es el precio del libro. Y las copias digitales, que los libros digitales no son otra cosa, tienen un coste que tiende a “0”, es decir, CERO. Eso ya lo demostraron hace años (12, ni más ni menos) Saphiro y Variant en Information Rules: A Strategic Guide to the Network Economy.

El primer problema que se detecta es intentar mantener contra viento y manera un modelo productivo que se ha vuelto improductivo e ineficiente, e intentar justificarlo apelando a la “cultura”. No creo que ninguno tengamos nada contra empresas que intentan ganar dinero honrada y duramente, sean libros u otros productos. Ni tampoco tenemos nada en contra de que hagan cambios para avanzar y mejorar.

El segundo problema reside en cambiar el modelo, hacerlo más eficiente y barato, pero intentar que el cliente final sea lo suficientemente crédulo para pensar que el producto tiene el mismo coste en origen, y querer cobrarle lo mismo o más. Como la cosa no cuela, porque el cliente puede ser inocente, pero no tanto, se apela al rollito clásico de que subvencionen, de que si la cultura es de todos (pero los beneficios y el control absoluto, míos), y de paso añadimos unas lamentables insinuaciones sobre lo malas que son algunas AA.PP. haciendo competencia desleal.

Lo que me planteo es cómo es posible que esa potente industria editorial que genera tanta riqueza esté llorándole a las administraciones pidiendo subvenciones, ayudas o que las bibliotecas públicas compren más… eso sí, siguiendo la cadena del comercio del libro. Venga, ya vale, que todos sabemos lo que valen las copias digitales…

Yo, desde luego, pienso seguir comprando libro-papel… Por cierto, todo lo que has citado son empresas que ganan dinero con la “cultura”, no cultura en sí mismas.

http://www.econectados.com/2010/01/los-editores-espanoles-van-a-equivocarse-con-el-ebook/
http://www.dosdoce.com/continguts/articulosOpinion/vistaSola_cas.php?ID=130
http://www.enriquedans.com/2009/12/si-el-barco-se-hunde-%C2%BFlo-sabes-por-las-ratas-o-por-los-pasajeros-de-primera-clase.html

JESUS MANUEL PINTO VARELA

Estimado Jesús Tramullas:

Las industrias culturales españolas, el cine, la música, los libros…,ese modelo productivo que se ha vuelto improductivo, en tus palabras, representan en la actualidad el 4% del producto interior bruto y dan trabajo a un millón de personas en nuestro país.

En estos momentos parece que se va a producir un cambio tecnológico y las editoriales están a la expectativa. Unas están intentando comprender lo que va a ocurrir y muchas están tomando posiciones. La mayoría del sector tiene decidido que quiere entrar pero todavía desconocen de qué forma o manera van o pueden hacerlo. Los proyectos más avanzados, por decir algo, son el de “Googlebooks”, de momento inmovilizado en el marasmo de procesos judiciales que tiene abiertos, y el de “Publidisa”. Realmente, en general, el sector todavía ni ha entrado en el tema del libro electrónico, ni ha previsto lo que puede costar un ebook con respecto al libro, ni cuales son los permisos (copias, impresiones etc) que se otorgarán al comprador del ebook, etc, etc.

Unos cuantos os habéis lanzado, contra viento y marea, a decir que es un sector improductivo, que el modelo está caducado , que es caro y que tenemos que ser imaginativos o nos pasará lo que a la música, que retiren las subvenciones y la última que no pidamos, ni lloremos para que las bibliotecas aumenten su presupuesto de compra.

Es vuestra percepción, pero desde luego no es ninguna verdad absoluta y tampoco está sustentada en ningún estudio o análisis serio con conocimiento del sector.

Da la impresión que pensáis que un ebook es un PDF y que como tenemos el PDF ya tenemos el ebook. Pues ni un ebook es un PDF y ni siquiera las editoriales tienen apenas PDFs, las más cuidadosas pueden tener de los últimos diez años.

Las editoriales potentes en España son 11, ni una más ni una menos. Los demás, no es que seamos impotentes, pero casi. Si tan convencido estás que esto es un chollo vente que hay sitio y uno más no nos va a estropear este estratosférico negocio.

Yo trabajo en una editorial jurídica. Lo sé, somos los más brutos del mundo del libro. Supongo que hablar de cultura jurídica te parecerá una contradicción en sí misma, pero si por un momento olvidas ese pequeño detalle te diré que no se puede explicar la cultura jurídica de los siglos XIX y XX, que es casi toda la cultura jurídica, sin nuestra editorial y sus revistas (RGLJ y RDP). Entre el año 1852 y 1970 casi todo el que tenía algo que decir en derecho lo hizo en Reus. No se puede explicar la cultura jurídica de ese período sin nuestra editorial.

En la actualidad hay colecciones, la de Propiedad Intelectual, que acaparan más de la mitad de los estudios que se han realizado sobre el tema en España. Podríamos hablar de Aguilar, Visor, de Alianza, de la CIDAP, Gredos, Guadarrama…

Muchas editoriales tienen una organización en cierto modo similar a un periódico o una revista. Hay un coordinador editorial del que dependen los directores de colección. Los directores de colección, en muchos casos maestros en la materia, van formando con los distintos títulos que le van llegando o van encargando un mosaico con el que pretenden dar una visión completa o universal de una materia. La suma de los libros de la Colección de Poesía de Chus Visor es mucho más que una mera hilera o la suma de los títulos del catálogo; es, en si mismo un autentico proyecto cultural.

Tras la guerra civil española proliferaron en Argentina, en toda América en realidad, un importante número de editoriales, al amparo del exilio, como El Ateneo, Losada, Sudamericana, Emecé…, no se podría explicar la cultura de ese período sin ellas. La biblioteca o el museo trascienden al edificio, la editorial también.

Hay muchas definiciones de cultura. Espero que la tuya no sea tan corta como para que no tengamos cabida.

JESUS TRAMULLAS

..pero mira, ya vale de poner en boca de los demás cosas que no hemos dicho. Lo único que he dicho y defendido es que el modelo editorial clásico es improductivo e ineficiente en el contexto del libro electrónico. Que el precio que pretenden imponer es abusivo e injustificado técnicamente, y que pretender evitar la copia y el préstamo mediante DRM es un error y una confusión derivada de que no han aprendido con la música.

Y la verdad, sobre el libro electrónico y cómo se está moviendo el panorama, por motivos ajenos al caso, sí estoy informado, y por gente del propio sector. Incluso te podría dar datos de que los autores van a seguir con su miserable porcentaje, y de que los nuevos contratos de edición están empezando a incluir cláusulas leoninas para multiplataformas, y otras lindezas varias. Vamos, que el autor editorializado va a ganar menos, probablemente, y la parte del león será para la editorial.

Como no puedes argumentar nada sobre el precio, que te recuerdo, era tu   argumentación, pues ahora volvemos a la historia editorial-cultural. Pues bien, por suerte mi concepción de cultura no se reduce a las empresas que editan libros para ganar dinero, lo cual, te insisto de nuevo en ello, me parece completamente respetable. Esto es una argumentación técnica, no una discusión histórico-cultural de la justificación de modelos productivos que, dicho sea de paso, cambian con la evolución de las sociedades… No recuerdo a nadie pidiendo que se protegiese económicamente a los fabricantes de máquinas de escribir porque llegaban los ordenadores (igual me equivoco)

FELIX GONZÁLEZ MARTÍNEZ

Hombre, no esperaba menos de ti, ya que como no sirve para tostar el pan y lavar el coche aparte de hacerte la reserva del cine, ya no sirve.

Pues mira, después de llevar unos añitos siguiendo esto, y también alguno con el “cacharrito este” en el bolsillo, creo que esta vez confundes las cosas.

Hay gente (yo mismo) que queremos los trastos para su función. Es decir, el teléfono lo quiero para llamar, el mp3 para escuchar música, y la cámara para hacer fotos. ¿Qué pasa cuando se me casca el teléfono? que por narices tengo que comprarme uno con cámara, “porque lo llevan todos” dependienta dixit. Y tengo un teléfono con una cámara que no vale nada, que no utilizo, y que encima, su función de teléfono no la hace bien porque se oye fatal (y es un “Nokia”, no uno de los chinos).

Confundes el “poder hacer” con lo que la gente quiera o no hacer. Por que creo que el libro electrónico tal como está durara un poco porque cumple con SU función. Sirve para leer. Y sí, puedo leer en el “Iphone”, en la “PSP” y en el navegador del coche (que lleva un Windows CE), pero no lo hago, porque me cansa la vista, no me es cómodo y no los he comprado para eso. Y a la ventaja de que no cansa la vista, que no sé a ti, pero yo la considero PRINCIPAL, se añade el poco/nulo gasto de batería, el tamaño (que no es lo mismo que leer en el teléfono), etc.

De hecho, hay cacharritos de estos que tienen “wifi”, pantalla táctil, … y oye, a mismo precio no tienen tanto éxito sino, paséate por cualquier foro de usuarios y lo verás tú mismo. Es una cosa con una función determinada y que la cumple bien. Y te aseguro que el que lo prueba, en un gran número, se queda con él encantado. Y sino, miramos a ver qué se ha vendido estas navidades, porque yo he intentado regalar uno y me ha costado encontrarlo.

Pero añado, ES UN LIBRO (soporte), sirve para leer. Si la gente no lee, no le sirve. Y si solo lee el prospecto de los juegos de PSP, el Iphone le sirve igual. Lo único que le veo es que han de bajar de precio, 200-300 euros es caro a mi entender, pero ya os aseguro que si es una persona que lee y se compra los libros, lo amortiza en nada. Eso sí, nuestros editores se deciden a potenciar el mercado. Sino, pues como me dijeron en la librería, “eso no lo vendemos, te lo bajas de Internet”.

JESÚS MANUEL PINTO VARELA

Estimado Jesús, amigos/as:

Si he puesto en tu boca cosas que no has dicho, te pido disculpas. Quiero decirte que estoy abierto a dejarme convencer, siempre que los argumentos superen a los míos.

¿Cómo se puede decir que el modelo editorial clásico es improductivo e ineficiente en el contexto del libro electrónico?

Se debe hablar de futuribles, de ciencia ficción, pues de momento el sector editorial todavía no ha entrado en el ebook.

¿Qué representa hoy el ebook en el contexto de la facturación del libro? ¡¡¡menos de un 1/000, sí, un uno por mil!!!.

El sector editorial todavía no ha hecho nada y ya se le califica de improductivo e ineficiente. ¿No habría que esperar a que mueva un par de fichas?

De momento está expectante probablemente estudiando y preparando sus estrategias de futuro.

¿Que el precio que pretenden imponer es abusivo e injustificado técnicamente?

Todavía no se sabe qué precio poner al libro, hay miles de empresas y no se van a poner de acuerdo, el precio lo fijará el mercado. De momento lo que se hace es hablar, como lo hacemos aquí.

Puedes ver que en una de las comunicaciones, del próximo Congreso de Editores de Madrid, que este tema es uno de los que preocupan (http://www.pensarlaedicion.com/userfiles/Negociodigital.pdf ).

Si es verdad, se pretende, seguramente no todos los editores, evitar la copia mediante DRM. Exactamente igual que lo hace “Amazón”… ¿como la evitarías tú?

¿Los autores van a seguir con su miserable porcentaje?

Desconozco, si hay algún autor entre nosotros, en qué porcentaje se mueve. Lo normal en el sector está entre el 8 y el 12, aunque hay autores con el 0 y otros con el 40%. Hay muchas editoriales y no creo que sea complicado cambiarse a poco que el libro sea interesante. Es natural que cuando se venden pocos libros la remuneración sea baja; igualmente, cuando se venden muchos es o debe ser alta. Los autores más o menos grandes, suelen tener sus agentes para dirimir estas cuestiones.

Con respecto al precio del e-book desgraciadamente poco más puedo aportar. Tanto la cadena de distribución del libro, como su estructura de costes obedecen a un proceso que ha durado 600 años. No es difícil comprender que tras este largo período de tiempo, en el mercado están los que tienen que estar, ni uno más ni uno menos, y son los costes que son. Yo encantado, los explico y consecuentemente los que pensáis que se pueden ahorrar costes debéis indicar cuáles y el porqué.

El coste del libro para la generalidad de los libros es el siguiente:

Impresión+preimpresión15%
Autor/ director de colección/coordinador de colecciones 15%
Distribución 15%
Punto de venta (librería, cadena, g. superficie) 30%
Editorial 25%

Estos porcentajes pueden sufrir algunas modificaciones. Las cadenas suelen sumar el descuento de punto de venta más distribuidor. Si los distribuidores son nacionales suelen tener entre el 50 ó 55 %. El libro para exportación tiene un descuento entre 40 y 60%

Por otra parte, Jesús, en tu concepción de la cultura ¿qué es lo que no entra? ¿las empresas o ganar dinero?.

A día de hoy muchas compañías de teatro, danza, filarmónicas… son empresas y deben ganar dinero o desaparecer. Esto ocurre también con orquestas de música, grupos de rock, periódicos, revistas….

Para mí son cultura y “no es mi manía con intentar que los ciudadanos confundan un negocio económico con la cultura y el libre pensamiento…”.

Para el Ministerio de Cultura somos lo que ellos llaman empresas culturales; empresas que hacen cultura, entiendo yo y nos da ayudas no porque lloremos, o pidamos…¿A quién se las habría de dar a los importadores de productos fabricados en China?. Es bastante lógico que por volumen de ventas, por volumen de exportaciones, por estrategia -el idioma- se apoye a las industrias culturales, igual que se hace con la del automóvil, textil, agricultura…¿Es que alemanes, franceses o italianos no lo hacen?

Tagged with →  

4 Responses to Debatiendo sobre los e-books o libros electrónicos

  1. Pilar Rubio Remiro, librera dice:

    Estimados amigos, acabo de leer por casualidad y con sumo interés este debate improvisado y quiero manifestar mi acuerdo con las pacientes argumentaciones de mi colega José Manuel Pinto, así como su esfuerzo de racionalidad y cordura en un debate que, tal como se sostiene aquí, parece dirigido únicamente a desprestigiar lo “cultural” si únicamente proviene desde la economía de mercado en la que vivimos inmersos.
    Que el libro, como la música o el cine, forma parte de una industria cultural, me parece indiscutible y la canalización del comercio del libro digital nos guste o no tendrá que encontrar los cauces de rentabilidad necesaria que garantice su supervivencia. Creo que en aras de la propia diversidad cultural y la eficacia en el acceso de un bien cultural tan importante como es el libro, a todos nos debería interesar encontrar una fórmula de convivencia en sus formatos. Por ello me parece temerario y hasta insensible cargar contra el formato en papel por ser “improductivo” y costoso ¿para quién o en relación a que otros bienes?
    Sólo quisiera llamar la atención sobre una apreciación sutil que creo detectar en muchas de las discusiones que como ésta proliferan en varios medios. Me llama la atención una corriente muy activa y hasta beligerante que trataría de hacer prevalecer un supuesto “derecho civil” a la gratuidad del producto cultural, desempolvando una especie de revival libertario falsamente inocente, en detrimento del también supuesto abuso mercantilista con el que las empresas culturales, por supuesto privadas, nos lucramos de forma desaprensiva.
    Insisto en este detalle de privado y público, porque siempre acaba por dejarme perpleja que muchos de los abanderados del “ya está bien de tener que pagar por la cultura y los consumidores no tenemos porqué subvencionar un modelo improductivo” aplicado al mundo del libro provengan de la Universidad o de la red de Bibliotecas, instituciones ambas que sostenemos los abusadores empresarios privados con nuestra actividad y nuestros impuestos; que además lo hagamos creando, generando o distribuyendo cultura en forma de libros parece que nos hace especialmente insensibles y merecedores del mayor escarnio: la desaparición. Claro que hay un puñado de editoriales fuertes que sobreviven sin problemas. Pero aún así si aplicamos la lupa veremos casos como el de Random House Mondadori, que en el 2008 facturó 227 millones que dejaron un beneficio operativo de ¡12 millones!. Si éstas son las cuentas de nuestro segundo grupo editorial, ¿como serán las de un editor medio o pequeño?
    Seamos serios, el negocio del libro en papel que se asienta sobre editores, distribuidores y libreros sigue siendo claramente vocacional, mantiene un sustrato económico importante dirigido a hacer posible la diversidad cultural, y en el espectro más amplio de su actividad apenas genera recursos para su mantenimiento y poco más. Hasta sería propio referirse a una editorial o librería de tamaño pequeño y hasta medio como una Fundación Cultural Privada, con el ánimo de lucro más que olvidado. Somos, en realidad, puro servicio público. Y si hablamos de la protección de la propiedad intelectual, garantizada de momento a través del papel, parece mentira que algunos supuestos intelectuales se muestren tan desdeñosos en protegerla de igual forma en el formato electrónico divulgado sin control.
    En estos debates canalizados únicamente a valorar el precio del producto cultural a veces se echa en falta una mayor sensibilidad y objetividad por parte de quién siendo funcionario del Estado reparte consejos sobre cómo han de ganarse la vida los que están fuera del paraguas institucional, haciendo y repartiendo lo mismo que ellos: cultura.

  2. Jesús dice:

    En ejercicio de la labor de moderación de mi blog, he publlcado libremente el comentario anterior, a pesar de que el mismo contiene comentarios injustificados y ofensivos hacia mi persona que, simplemente por educación y urbanidad, ni siquiera voy a responder. La autora se califica a sí misma por sus argumentos.

  3. Alonso dice:

    Mientras vosotros discutís y elucubráis sobre el futuro del libro digital nosotros, los lectores, llevamos AÑOS bajándonos libros digitalizados en Word, txt y Pdf de la red, porque no los encontramos en otro sitio. Ya ni nos planteamos siquiera pasar por una librería. Decidme un título y os enviaré el archivo. Os ha atropellado un camión a cámara lenta, viéndolo venir lo único que hicisteis fue polemizar sobre la distancia y la velocidad que levaba y si al final frenaría.

  4. Miquel Coll Parets dice:

    Es cierto que en muchas ocasiones es mucho más fácil encontrar un libro digital pirata que uno impreso en papel y legal. También mucho más barato. Por lo tanto, no hay duda que será necesario un cambio en el sistema de negocio de las editoriales. Todo el mundo (menos las discográficas) sabe que el negocio de la música “enlatada” se ha acabado, y ahora el dinero fluirá a los músicos a traves de la música en directo (lo cual eliminará a muchos “artistas” y, sin duda, a las discográficas) Sin embargo, en el mundo editorial no está claro que sustituirá a la actual fuente de ingresos. No se la respuesta, pero el debate deberia ir en ese camino, por que está claro que los libros dejarán de ser rentables de la manera actual. Debates esteriles son, por ejemplo, hablar de medios de protección, derechos de autor, blablabla, todo esto siempre va un paso por detrás de la tecnologia. Los editores tienen la batalla perdida, sólo que no lo saben. Como los tejedores en la revolución industrial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *