Los navegadores se han convertido en la principal herramienta para gestionar información digital.  Bien sean como herramienta para acceder a aplicaciones web remotas, o bien mediante la extensión de sus funcionalidades a través de plugins, su capacidad va a ir en aumento, como demuestran el creciente número de plugins disponibles para Firefox, o la futura integración de los mismos en futuras versiones de Chrome. Esta arquitectura permite ampliar las capacidades de gestión de diferentes tipos de información digital, y en esta ocasión voy a hacer referencia a la siempre complicada gestión de marcadores o bookmarks.

Leer más