El futuro de la biblioteca, según Seth Godin

Que un verdadero emprendedor y gurú de la red como Seth Godin dedique una de las entradas de su blog (16 de mayo de 2011)  al futuro de la biblioteca debería ser un motivo de satisfacción para todos. El CEO de Squidoo, desde una perspectiva diferente, escribe un conjunto de reflexiones que deberían mover a la acción.  Seth me ha permitido amablemente traducir su texto y publicar el resultado (gracias, Seth).  Espero que mi trabajo haya quedado casi tan bien como el original.

¿Qué es una biblioteca pública para el?

En primer lugar, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?:

Antes de Gutenberg, un libro valía tanto como una casa pequeña. Como resultado, sólo los reyes y obispos podían permitirse el lujo de poseer un libro propio.

Naturalmente, esto llevó a la creación de “libros compartidos”, de  bibliotecas donde los académicos (todos los demás estaban demasiado ocupados muriendo de hambre) podrían llegar a leer libros que no tenían que poseer. La biblioteca como un almacén de libros que merece la pena compartir.

Sólo después de eso inventamos al bibliotecario.

El bibliotecario no es un empleado que trabaja en una biblioteca. Un bibliotecario es un sabueso de los datos, un guía, un sherpa y un maestro. El bibliotecario es la interfaz entre grandes cantidades de datos y el usuario motivado, pero inexperto.

Después de Gutenberg, los libros son más baratos. Más individuos crearon sus propias colecciones. Al mismo tiempo, sin embargo, el número de títulos se multiplicó, y la demanda de las bibliotecas también lo hizo. Sin duda, nos es necesario un depósito para almacenar toda esta generosidad, y necesitamos más que nunca a un bibliotecario que nos ayude a encontrar lo que necesitábamos. La biblioteca es una casa para el bibliotecario.

Los magnates de la industria (en particular, Andrew Carnegie) financiaron la biblioteca moderna en Estados Unidos. La idea era que, en una época previa a los medios de comunicación electrónicos, el trabajador necesitaba estar entretenido y ligeramente informado. Debía trabajar todo el día y convertirse en un miembro más civilizado de la sociedad mediante la lectura nocturna.

¿Y sus hijos? Sus hijos necesitaban un lugar con enciclopedias compartidas y un montón de libros divertidos, esperando inculcarles el amor por la lectura, porque la lectura nos hace a todos más reflexivos,  miembros de la sociedad civil más informados y productivos.

Qué grande era todo, hasta ahora.

¿Quieres ver una película? Netflix es un bibliotecario mejor, con una biblioteca mejor que cualquier biblioteca en el país. El bibliotecario de Netflix sabe de todas las películas, sabe lo que has visto y lo que es probable que desees ver. Si el objetivo es conectar a los espectadores con las películas, Netflix gana.

Esto va más allá de un mero dejar de lado que la mayoría de los bibliotecarios se ha resentido de todos modos. Wikipedia y los enormes bancos de datos de información básicamente han eliminado a la biblioteca como el mejor recurso para cualquier persona que haga investigación “amateur” (escuela primaria, escuela media, incluso graduados). ¿Hay alguna duda de que los recursos en línea serán mejores y más baratos conforme pasan los años? Los niños no van a la biblioteca a usar una enciclopedia desfasada para hacer un informe sobre FDR. Es posible que lo desees, pero ellos no irán a menos que los coacciones.

Ellos necesitan un bibliotecario más que nunca (para encontrar las formas creativas de localizar y utilizar los datos). Que necesiten una biblioteca, no en todos los casos.

Cuando los niños van al centro comercial en lugar de la biblioteca, no es que el centro comercial ha ganado, es que la biblioteca ha perdido.

Y entonces tenemos que considerar el crecimiento del Kindle. Un libro electrónico cuesta alrededor de $ 1,60 dólares del año 1962. Un millar de libros que caben en un solo dispositivo, fácilmente. Fácil de almacenar, fácil de clasificar, fácil de prestar a tu vecino. En cinco años a partir de ahora, los lectores serán tan caros como las afeitadoras Gillette, y los libros electrónicos costarán menos que las cuchillas.

Los bibliotecarios que están argumentado y conspirando sobre soluciones inteligentes de préstamo de libros electrónicos están totalmente fuera de sitio. Están defendiendo la biblioteca como un depósito en lugar de luchar por el futuro, que es un bibliotecario como productor, consejero, conector, profesor y empresario.

Después de Gutenberg, los libros son finalmente abundantes, no son escasos, no son caros, no vale la pena su almacenamiento. Después de Gutenberg, el recurso escaso es el conocimiento y la comprensión, no el acceso a los datos.

La biblioteca ya no es un almacén de libros muertos. Justo a tiempo para la economía de la información, la biblioteca debe ser el centro neurálgico para obtener información. (Por favor, ¡no digas que soy anti-libro! Creo que a través de mis acciones y elecciones de carrera, he demostrado estar a favor de los libros. No estoy diciendo que quiero que se vaya el papel, sólo estoy describiendo lo que se está produciendo inevitablemente.). A todos nos gusta la visión de los niños desfavorecidos  que salen de la pobreza merced a los libros, pero ahora (la mayoría de las veces), el conocimiento y la influencia van a venir de ser rápido e inteligente con los recursos en línea, no de esconderlos entre montones.

La próxima biblioteca es un lugar, todavía. Un lugar donde la gente se reúne para co-trabajar y coordinar e inventar proyectos en los que vale la pena trabajar juntos. Con la ayuda de un bibliotecario que comprende la “Mesh”, un bibliotecario que pueda aportar el conocimiento del dominio y conocimiento de las personas y el acceso a la información de soporte.

La próxima biblioteca es una casa para el bibliotecario, con el coraje de invitar a niños para enseñarles a obtener mejores calificaciones, y hacer el trabajo menos irritante. Y enseñarles cómo usar un soldador o separar algo sin piezas en el interior. E incluso para desafiarlos a dar clases sobre sus aficiones, simplemente porque es divertido. Este bibliotecario se hace responsable / culpable de que cualquier niño logre graduarse de la escuela sin ser un tiburón de datos de primera categoría.

La próxima biblioteca está llena de tantos terminales web que siempre hay por lo menos uno vacío. Y la gente que dirige esta biblioteca no ve la combinación del acceso a los datos y las conexiones a sus compañeros como un aspecto secundario – es el elemento central.

¿No te gustaría vivir y trabajar y pagar impuestos en una ciudad que tenga una biblioteca de este tipo? ¿El ambiente de la mejor tienda de café de Brooklyn en combinación con un narrador apasionado de la información? Hay un millar de cosas que podría hacer en un lugar como este, todos en torno a una misión: tomar el mundo de los datos, combinarlo con la gente de la comunidad y crear valor.

Necesitamos bibliotecarios más de lo que los hemos necesitado. Lo que no necesitamos son empleados que sólo guardan papel muerto. Los bibliotecarios son demasiado importantes para ser una voz en disminución en nuestra cultura. Para el bibliotecario adecuado, ésta es la oportunidad de su vida.

 Publicado originalmente en inglés por Seth Godin, en http://sethgodin.typepad.com/seths_blog/2011/05/the-future-of-the-library.html

Anterior

Innovación educativa en el Grado en Información y Documentación

Siguiente

En defensa de los derechos fundamentales en internet

11 Comentarios

  1. Enrique

    ¡Hola a todos!

    Me gustaría decir, e igual esto les sucede también a otros, que desprende cierto tufillo de positive thinking y de encontrar el trocito de queso robado todo esto. Leo el blog de Seth Godin y muchos otros anglosajones, y noto con estupor cómo nos invade este nuevo vocabulario: terror, oportunidad, éxito, excelencia, crear valor, coaching… En fin, todo un conjunto de palabras que intentan convertirnos en ovejas y, precisamente, aislarnos de la comunidad. Solo cuenta ser productivo.

    Como él dice, que el bibliotecario tenga que ser empresario (vaya, ¡no emprendedor!), para mí no significa nada, porque se podría decir lo mismo de cualquier profesión o cargo.

    Por supuesto, siempre es posible extraer ideas positivas de cualquier opinión informada, aunque se quiera poner absolutamente todo al servicio de la empresa privada. Abrid vuestras bibliotecas, convertidlas en lugares para que los niños sean más productivos, donde se puedan hacer proyectos… En fin, todo enfocado a los mismo.

    Francamente, estoy de los gurús y del liderazgo hasta arriba.

  2. Jesús

    Pues disiento, me parece mejor este enfoque a que las bibliotecas se conviertan en innecesarios cementerios de libros muertos. Y precisamente habla de abrirlas y de ser útil a la comunidad, no al lector tradicional e individual. Y no habla nada de empresa privada ni de privatizaciones, ni de empresarios…

  3. Pues será porque yo veo el mundo desde una óptica más de empresa, pero estoy muy de acuerdo con todo lo que se dice en ese texto. Ah, y además de ser de empresa soy (o he sido, según cómo se quiera definir ese término) bibliotecario. 🙂

  4. Hay bibliotecarios de todo tipo. Algunos muy buenos y otros no tanto. Algunos encerrados y no dispuestos al cambio, y otros actualizados y atentos a las nuevas tecnologías y necesidades de sus usuarios.
    Coincido en que las bibliotecas tienen que adaptarse para no convertirse en cementerios de libros muertos.
    También creo que para los bibliotecarios es una oportunidad única para aprovechar, para lograr romper la visión estereotipada de simple entregador de libros, tratando de focalizar sus actividades en la organización, el almacenamiento y la recuperación de la información de acuerdo a los tiempos que corren.
    Muy buena la traducción Jesús.
    Saludos

  5. ¿Se puede estar de acuerdo con lo que dice Godin y lo que comenta Enrique? Porque si se puede, me pido esa opción.

    Sobre el tema del positive thinking recomendaría echarle un ojo a “Sonríe o muere” de Barbara Ehrenreich. Debido a una grave experiencia personal, la autora profundiza en el tema de la actitud positiva y muestra las raíces (y motivos) de ese optimismo impuesto.

  6. Jesús

    Ví y escuché a Barbara Ehrenreich en el TEDxZaragoza, la verdad es que fue contundente…

  7. Matías

    “Sólo después de eso inventamos al bibliotecario.”
    “Esto va más allá de un mero dejar de lado que la mayoría de los bibliotecarios se ha resentido de todos modos.”
    “En cinco años a partir de ahora …”
    “Necesitamos bibliotecarios más de lo que los hemos necesitado.”
    etc.
    Jesús, creo que puedes hacer una traducción mejor.

  8. Jesús

    “Esto va más allá de un mero dejar de lado que la mayoría de los bibliotecarios se ha resentido de todos modos.” es poco afortunada, cierto.

  9. El futuro de la biblioteca, según Seth Godin http://t.co/2QuF7nJ7 #recomendado

  10. El futuro de la biblioteca, Seth Godin. http://t.co/sKyVTePl (inglés) y http://t.co/v8B6Ovt6 (esp.)

  11. El futuro de la #biblioteca http://t.co/TQYnkRPb via @tramullas

Comentarios cerrados.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén